Más de 600 profesionales y estudiantes del sector de la Nutrición participan en la I Nutrition Week ADEMA, la Semana Internacional de la Docencia e Investigación

 

A la inauguración asistieron el secretario autonómico de Universidad, Investigación y Política Lingüística, Miquel Ángel Sureda, la directora del Área de Alta Inspección de Educación de la Delegación del Gobierno de Baleares, Irene García y miembros del equipo directivo de ADEMA.

Las últimas investigaciones científicas demuestran que consumir dietas basadas en la ingesta de frutas, verduras, cereales integrales,  legumbres, frutos secos, aceites de semillas y aceite de oliva y reducir el consumo de carnes, pescados, embutidos, mariscos, huevos y quesos, además de tratar de evitar alimentos procesados ricos en azúcares y grasas y bebidas azucaradas y alcohólicas previenen las enfermedades crónicas no transmisibles.

Así lo ha confirmado el presidente mundial de la Conferencia Internacional de Asociaciones de Dietética y presidente de la Academia Española de Nutrición y Dietética, el Dr. Giuseppe Russolillo, durante la presentación de la I Nutri Week ADEMA. Según el Dr. Russolillo, “las nuevas evidencias apuntan a que las dietas basadas en alimentos vegetales y con poca presencia de alimentos de origen animal previenen las enfermedades crónicas como la obesidad, el cáncer, la enfermedad cardiovascular, la hipertensión o la diabetes, además de que mejoran la salud cuando se pierde y ayudan a luchar contra el cambio climático, cuidando además de la salud humana”.

En su opinión, “esto no significa volverse vegano o vegetariano, sino tratar de imitar los hábitos de alimentación que tenían nuestros bisabuelos aquí en Mallorca y las Islas, donde la presencia de alimentos de origen animal era simbólica y comían verduras, frutas, legumbres, productos integrales, frutos secos y aceite de oliva”.

Alertas entre la población balear

En este sentido, ha citado los datos de la Unidad de Investigación de la Escuela Universitaria ADEMA para alertar sobre el déficit de alimentación saludable que padece la población balear. Más de la mitad de las mujeres y hombres de Baleares no consumen una alimentación cardiosaludable y llevan una vida sendentaria, según datos de 2020. Además, se estima que en Baleares la prevalencia de fumadores en el caso de los hombres es de un 37,8 por ciento; y en el de las mujeres, de un 32,97%.

Según datos de la Unidad de Investigación de la Escuela Universitaria ADEMA, la mitad de las mujeres y hombres de Baleares no consumen una alimentación cardiosaludable y llevan una vida sedentaria.

Otros de los datos “preocupantes” son la prevalencia de grasa corporal alta (47,13% mujeres y 52,88% hombres), colesterol alto (41,62% mujeres y 44,95% hombres), hipertensión (8,56% mujeres y 21,12% hombres) y diabetes (0,39% mujeres y 1,01% hombres) en 2020.

Por su parte, el director general de la Escuela Universitaria ADEMA, el Dr. Carlos López, presentó la I Nutrition Week ADEMA. Una Semana Internacional de la Docencia e Investigación en Nutrición, donde 13 ponentes de primer orden nacional e internacional darán a conocer las últimas investigaciones y estudios que se están realizando en el panorama mundial en materia de Nutrición y Dietética.

Son más de 600 estudiantes y profesionales del sector los que participarán de manera presencial y online en esta edición, que cuenta con la colaboración de la Secretaria Autonómica de Universidad, Investigación y Política Lingüística del Govern Balear a través de su dirección general de Política Universitaria e Investigación, el ICEX, la Academia Española de Nutrición y Dietética y el Colegio Oficial de Dietistas Nutricionistas de las Islas Baleares (CODNIB).

10 consejos de alimentación basados en la evidencia

El Dr. Russolillo ha recomendado 10 consejos dietéticos basados en la evidencia y que pueden ayudar a prevenir estas enfermedades e incluso mejorar la salud cuando se padecen son:

  1. Comer más alimentos de origen vegetal y menos alimentos de origen animal.
  2. Comer al menos 3 raciones de fruta al día y al menos 2 raciones de verduras y hortalizas al día.
  3. Elegir productos integrales procedentes de grano entero, dando máximo protagonismo a la elección de pan integral que pan blanco.
  4. Aumentar el consumo de legumbres a la semana, tomando al menos 3 veces a la semana y cocinarlas con gran variedad de alimentos vegetales.
  5. Reducir el consumo de alimentos de origen animal como carnes, pescados, huevos, quesos, embutidos y mariscos. Cuando se elija comer de estos alimentos, optar preferentemente aves de corral, pescados y mariscos, huevos y quesos y tener un consumo ocasional de carnes rojas, embutidos y carnes procesadas en general a un consumo ocasional (2 ó 3 veces al mes).
  6. Utilizar el aceite de oliva, a ser posible virgen, como grasa de elección en la dieta para consumir en crudo y cocinar.
  7. Consumir frutos secos eligiendo los crudos o tostados y dejando para un consumo ocasional los fritos y salados.
  8. Reducir el consumo de sal y azúcar, alimentos ricos en sal y alimentos azucarados, alimentos procesos, precocinados y comida rápida, dando preferencia a cocinar en casa con alimentos frescos y de temporada, así como usar las especias y hierbas aromáticas en las preparaciones culinarias típicas de Baleares.
  9. Beber agua y evitar el consumo de bebidas refrescantes y bebidas alcohólicas incluido el vino y la cerveza. No iniciarse en el consumo de vino o cerveza como una forma saludable de comer. En el caso de ser bebedor de vino y cerveza, no tomar más de 1 o 2 copas al día.
  10. Tener una vida activa donde la práctica de ejercicio físico de intensidad moderada de al menos 1 hora de duración se practique 4 ó 5 veces a la semana. Actividades como pasear, ir en bici, ir caminado al trabajo contribuyen a abandonar estilos de vida sedentarios.
close

ENTERATE DE TODO

Sé el primero en enterarte de nuestras novedades

No olvides revisar tu bandeja de entrada o la carpeta de spam para confirmar tu suscripción.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.